lunes, agosto 01, 2005

María llena eres de gracia

La telaraña de la “viuda blanca”.
Hay veces que las películas atraen por un nombre que puede ser un juego de palabras, una frase que tenga más de un sentido, algo que se preste a equívocos, o simplemente un buen marketing para una mala película. En otros casos, nos encontramos con temáticas contingentes, realidades que conocemos o de las que hemos oído hablar, incluso algunas veces, sino muchas, nos topamos con situaciones que ni siquiera sabíamos que existían, pero que vienen precedidas por noticias que nos comienzan a orientar al respecto, aunque a veces, ni siquiera, eso.
No deja de ser interesante esta co-producción entre dos países (Estados Unidos y Colombia) que son afligidos en distintas y a la vez, similares perspectivas, por una telaraña que atraviesa pueblos, ciudades y fronteras, atrapando a quien se descuida o a quien tienta su suerte buscando ser envuelto en ella, creyendo que es una vía de salida o salvación, pero sin saber que es todo lo contrario, pues va dejando víctimas, incluso entre los que un día fueron victimarios, cada vez que se aparece la dueña de la tela, la “viuda blanca”, que a veces adopta otras formas o colores.
En este caso, título y problemática van de la mano, y a la vista está la alusión bíblica…en ambas historias, hay semejanzas, pero también diferencias.
Semejanzas: las dos Marías son mujeres muy jóvenes, ambas esperan un hijo, ambas saben que ese hijo cambiará sus vidas.
Diferencias: una obedece a su voluntad, la otra a la voluntad de Dios. Una es abandonada por su pareja, la otra es apoyada. Una tiene esperanza, la otra lleva en sí, la Esperanza.
Escuchaba hace unas semanas decir que una de las formas para referirse a una mujer embarazada en el alemán, significaba literalmente “ llena de esperanza”, que hermosa frase para resumir lo que viene por delante.
Ahora, en el caso de la María del film, llevó consigo algo más que una esperanza, cargó con ella la muerte, conciente de los riesgos para su propia vida, conciente del dinero que podía ganar para darle vida a su hijo, pero inconsciente, del daño que podía ocasionar en otros, de la desgracia, hasta que ve lo que sucede con una de las mujeres que conoce en este oficio de “mula”.
Escucha la voz de otra embarazada y eso le hace reflexionar sobre lo que es mejor para su hijo y para ella, aún a pesar de lo doloroso que pueda ser la decisión. Ella trabajó en el cultivo de rosas, en medio de un “caldo de cultivo”, literalmente, el ambiente propicio, como lo es la pobreza y las condiciones de marginalidad, pero cuidado, ello, no es justificatorio de los actos que alguien pueda llegar a hacer o dejar de hacer, por cuanto significaría que pobreza=delincuencia, o que estamos supeditados a nuestros entornos y somos víctimas de la sociedad, sin posibilidad de romper con los patrones establecidos.

El tema de la droga, es recurrente, múltiples foros se han hecho, múltiples iniciativas se han llevado a cabo para prevenirla, demasiadas rehabilitaciones... pero sigue expandiéndose, porque siempre buscará a quienes convencer de sus atributos, tentar sobre las esperanzas de los seres humanos, generar expectativas de evasión al dolor, de búsqueda de placer, de “desarrollo espiritual”, en fin promesas, que parecen cumplirse, pero no son sino parte del espejismo de creer haber llegado a un oasis, a un remanso de“paz”.
¿Cómo enfrentas tú mismo esta problemática? ¿Se ha acercado a ti la “viuda blanca”, te ha convencido? ¿te ha usado o “abusado” y después de dejado vagando sin rumbo, sin esperanza, sin vida?
Hay un delito en lo que hace esta María, que es la toma de una mala decisión, que puede llevar a seguir errando día a día, pero por un momento hay lucidez, hay claridad, hay discernimiento en su vida, un cambio de actitud, como dice Julio Jara, alguien a quien aprecio mucho, en un momento, María fue: “la más clara de las mentes confusas”.
Todos cometemos errores a diario, nadie está exento. Por muchos de ellos no vamos a la cárcel, pero eso no quita que nuestros errores afecten a otros y a nosotros mismos, ahora, mañana y tal vez por toda una vida. Es tiempo de tomar decisiones, es tiempo de recordar la Esperanza que había en el vientre de la otra María, la de la Biblia.

“ Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”Mateo 1:21


Iván Werth Münchmeyer

4 comentarios:

Anónimo dijo...

la verdad es que no he visto la pelicula, pero si habia oido muchos comentarios de ella. sin embargo, debo reconocer que tu comentario me sorprende ya que no habia hecho el paralelo tan grafico entre las Marias, la esperanza y esas cosas. Reconozco que mi acercamiento a las peliculas era mas por entretencion que para reflexionar. En todo caso muy buenos tus aportes, me gustó el Blog. Felicitaciones

ivanwerth dijo...

No es malo que veamos películas por entretención, pero aún cuando nos entretenemos podemos sacar algo productivo, algunas veces más que otras... Gracias por tus felicitaciones, es una película que habla de una realidad que a veces está más cerca de lo que creemos, no se trata de amargarnos, pero tampoco de ser indiferentes a lo que pasa, porque de una forma u otra, nos puede llegar a afectar.

Un abrazo

Iván

Anónimo dijo...

yo ví esta película pero nunka la había tomado desde el punto k tu indicas aquí...

Creo k despues de este comentario... la voy a ver de nuevo... esta vez a conciencia

ivanwerth dijo...

Se dice que la esperanza es lo último que se pierde...podríamos decir que no siempre es lo primero en encontrar...hasta la historia más simple tiene un trasfondo, una realidad que se quiere mostrar, puede ser que sin tomar partido, o tal vez haciéndolo, incluso, hasta la historia más absurda,tiene algo de la realidad, porque a veces nosotros hacemos que sea absurda y se preste para tema de películas, canciones o arte en general, más allá de lineamientos estéticos concretos o difusos,depositando esperanzas en lo que no la tiene, en quien no puede darla...

Un abrazo a conciencia...

Iván