lunes, mayo 14, 2007

El buen pastor

“ Primero la agencia…después Dios ”
“Clover”( Margaret Wilson)

Decir que
Robert de Niro es un gran actor…seguramente no es ninguna novedad, que también ha producido películas, puede que tampoco y quizá no nos sorprenda su veta de director…(antes con Un cuento del Bronx), pero con todo, de una forma u otra, que grato es ver a alguien desarrollando sus talentos, aunque si me dan a elegir, lo prefiero en lo primero. Es bueno notar que se cuenta con el guionista Eric Roth, que tiene entre sus escritos a Forrest Gump y Munich, entre otras. Este film cuenta con un reparto espectacular, que nos sorprende a medida que van apareciendo en las distintas escenas.


Hace poco tiempo Matt Damon, aparecía como un “policía” en Los infiltrados haciendo un papel excepcional junto Di Caprio y Nicholson. Ahora, lo podemos ver como el protagonista de este film, un agente de la CIA, con un carácter especial…que a través de la historia suya y de su familia, vamos conociendo en parte, el desarrollo de la historia de la agencia…a través de flashbacks y raccontos que nos muestran distintas etapas, antes, durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente, en la Guerra Fría, con énfasis en el desembarco en Bahía Cochinos para derrocar a Fidel Castro, con todas las implicaciones de tener, lo que en ese momento, se decía, “un satélite soviético” como vecino de Estados Unidos.

Un padre le dice a su hijo, “no olvides decir siempre la verdad” , esta frase marcará la vida del futuro agente y mostrará como el buen consejo de un padre puede ser o no seguido por su hijo, ese hijo es Edward Wilson, quien toma la decisión más importante de su vida en ese momento y que estará presente a lo largo de todo el film…en su relación con Clover (
Angelina Jolie), con su hijo y con todo lo que representa a su nación.


La CIA y la KGB, son parte de la historia del siglo XX, de la locura de la desconfianza entre dos bloques de pensamiento e influencia en el mundo que buscan dominarlo, a costa de las piezas que mueven de un lado a otro y donde las piezas…llámese países, gobiernos, personas…a veces…tal vez ni siquiera dimensionan lo que es libertad…ni que son marionetas de un guión maquiavélico, que no tiene que ver con bien o mal, como se suele presentar, sino que con intereses más mezquinos de quien no sacia su sed, aunque tenga ya almacenado mucho para beber... Ya sea desde la perspectiva “americana” o de la “soviética”, se impone que el pensar o adherir a una concepción u otra me hace amigo o enemigo…concordar con algún punto de uno y otro bloque…me hace ser un traidor… sin poder comprender que la libertad tiene que ver con la fe...con el discernir, con el ser sabio, con amar y ver las cosas aún más en perspectiva, no sólo en cuanto a contingencia o circunstancias sino que, como habla Pablo (un agente de la Verdad…) en 2 de Corintios, “de leves tribulaciones momentáneas”, que no se comparan con la Vida Eterna que hay en Cristo.

Aún en el juego de las conveniencias, quien es mi enemigo, puede ser mi amigo en determinado momento, o ser un socio eventual ante la amenaza de alguien que sea “peligroso” para ambas centrales de inteligencia…o “fuentes de poder”…cosa que se grafica claramente en el film, pero que produce un stress y/o cinismo y/o paranoia de creer que todos están en tu contra, que deber ser el “buen pastor” que pone a tu propio país…por sobretodo…con intereses creados…olvidando que hay un Creador…que se interesa por nosotros…

Nunca me ha dejado de llamar la atención que jerarcas de una y otra agencias de inteligencia han llegado al poder en sus respectivos países, que ahora en uno de ellos, gobierne quien fuera jefe del servicio y que en el otro gobierne…el hijo de otro jefe de servicio, quien cumplió su período como gobernante. A veces pienso si la guerra fría sólo era una pantalla, para una guerra más profunda y que tiene que ver sólo con la sed de poder, la corrupción, con “las cadenas de la libertad”…con nuestro pecado de querer ser “más poderosos que Dios” y que persiste hasta ahora…una guerra sucia, en la oscuridad…en la que todo vale…donde no hay dignidad, respeto, la posibilidad de confiar en el prójimo. Los muros se levantaron y se levantan hoy y por cierto mañana…en distintas formas, no sólo físicas, para defensa…pero lo que no queda claro siempre…es quien es nuestro verdadero enemigo…

Los muros se levantan también cuando entramos en esta especie de lógica de la paranoia y desconfiamos aún de nosotros, pero por algo dice la Palabra que “engañoso es el corazón”, y la mejor forma de derribar esos muros es, pidiendo a Dios que nos muestre cuales son las motivaciones reales de nuestro corazón, de otra forma, la frase bíblica que dice:

“la verdad os hará libres”

No pasará de ser una bonita frase, un anhelo que sólo se manifiesta en términos teóricos, éticos, morales, pero que no tiene que ver con la vida real, con la guerra fría que enfrentamos a diario en las decisiones que tomamos y las que dejamos que simplemente sean…abstrayéndonos de ellas o dejando en manos de otros, las decisiones, coartando nuestra libertad de diferir, expresar o plantear argumentos de peso, para influir, no por poder…sino con el poder de la Palabra de Dios, expresada en Las Sagradas Escrituras.

Hay tantos films donde se nos presentan mundos a veces hasta casi glamorosos en cuanto a espías, una gran cantidad de comedias, romances, seducciones, sátiras y dramas, que es bueno adentrarse con otra mirada hacia un mundo que a veces es tan desconocido, sigiloso, aparente y poderoso, que se esconde quizá detrás de las fachadas más ingenuas o sencillas y que recaba información como lo anuncia el el compás de 16 puntas del escudo de la CIA, desde todos los lugares y sobre el cual hay un águila vigilante que observa todo… o el escudo y la espada del KGB…con el correspondiente simbolismo expresado, que invita a pensar que tanto águilas, como escudos y espadas…los encontramos en textos y contextos bíblicos…

Aunque por momentos el film parece querer “rememorar en tiempo real”, lo que hace parecer lentos los movimientos, para mover las piezas del ajedrez mundial, aunque “gana” el que tiene más información…o parece tenerla.

Me vienen a la mente, todas esas películas, series y dibujos animados donde se desenmascaran personas, monstruos que son personas…personas que son monstruos, hombres que son mujeres y viceversa, máscaras, disfraces, camuflajes, que nos permiten movernos en la oscuridad, clandestinidad, en el silencio…tomando fuerza y sentido la frase “las paredes oyen”, por ello la necesidad de “conos del silencio”…

No quisiera entrar al mundo de grupos sectarios, logias, órdenes y todo ello, como Skull & Bones, que es mencionada y que es recreada en el film, pero de una forma u otra siempre ha habido grupos de poder, ya sea económico, social, político, deportivo, incluso espiritual…no es que todos los grupos a los que pertenecemos o pudiéramos pertenecer sean dañinos, pero siempre de una forma u otra, sale a colación, que no se contravengan las buenas costumbres y no afecten la dignidad de las personas…entre otras cosas. Ahora, sería interesante analizar que entendemos por buenas costumbres, si estas han cambiado a lo largo del tiempo, o existen nuevos estándares en lo que llamamos postmodernismo y que significa ser digno o permanecer digno, en el día de hoy, lo que sólo dejo enunciado, para que cada uno y una reflexione a partir de ello.

El gran secreto de Dios…es que no se mantiene oculto…sino que se muestra, se acerca al hombre, establece pactos con la humanidad, a través de Noé, Abraham, Moisés y en la persona de Jesús el Hijo de Dios, quien establece el Nuevo Pacto o Testamento a través de su sangre derramada, que limpia nuestro pecado. Es el Dios que conoce aún lo secreto de nuestro corazón, porque no necesita de emisarios o espías para saberlo como aquel que llamamos “padre de mentiras”, sino que está siempre dispuesto a mostrar que es amoroso, justo y habla con Verdad.

“Yo soy el buen pastor, el buen pastor su vida da por las ovejas.”
Juan 10:11

Un abrazo

Iván

1 comentario:

ivanwerth dijo...

La CIA...está de cumpleaños y desclasifica archivos...quizá que nuevos "guiones para películas" nos podemos encontrar...

Un abrazo

Iván