viernes, marzo 03, 2006

La Novia Cadáver

Hablar de matrimonios en el día de hoy puede llevarnos a confusión…puede incluso sonarnos como algo estancado en el tiempo o simplemente “algo” que se compra en un supermercado, farmacia o se adquiere en un banco o casa comercial, incluso en algún mall, donde con la boleta de garantía, da el derecho, a devolver el “producto defectuoso”, cambiarlo por otro de distinto color, tamaño…etc. Aún, puede ser que de internet bajemos un shareware o trial, con un tiempo de duración, para probar el programa y saber si estamos dispuestos a quedarnos con él definitivamente. El matrimonio está insertándose cada día más en la cultura de lo desechable, de lo mediático, de la conveniencia…o de la ¿convivencia? ¿Cuántas veces habremos escuchado la frase: “hasta que la muerte los separe”…? Si eso, lo extrapolamos a una película de stop-motion, la primera de Tim Burton (puedes ver la reseña de Big fish en este blog) como director (cabe recordar que en el Extraño Mundo de Jack era el productor, pero también el autor de la idea original).Ahora, se basa sobre un cuento ruso, bastante triste, por el contexto de persecución de los judíos en ese país durante el siglo XIX, expresada en la muerte de las novias, para evitar que se siguiera propagando la raza… Aquí, nos podemos encontrar con una historia interesante, donde el hecho de la muerte cobra una vigencia particular, como también el amor a primera vista, los casamientos por conveniencias…que muestran que no sólo existen en la realidad y fantasía de ahora, sino que en esos tiempos y muchos antes, además de otros aspectos internos, como externos de la relación de pareja, entendiendo que eso de las “conveniencias” eran y han sido usanzas culturales, a las que a veces les llamamos dotes…pero llevados aquí al extremo.

Cuentos de hadas, príncipes azules, princesas encantadas, ogros, brujas...toda una galería de personajes que traspasan culturas, donde en algunas de ellas, la monarquía es sólo la revisión de algunas revistas temáticas que intentan emparentarse con la realeza…a veces con la bajeza…donde lo real a veces significa, responder a estrictos protocolos, que nos llevan a pensar en “virtudes públicas, vicios privados”, aunque no se necesita, ni justifica el ser reyes para caer en ellos, pues ni tú ni yo estamos exentos de caer.


“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”
1 de Corintios 10:12


El estilo un tanto lúgubre y melancólico de Burton se expresa una vez más, pero aparece más sombrío que en otras oportunidades. No exento de humor, como es su costumbre, con ese tinte de esperanza algo lánguida, que impregna a la reinvención de un cuento, que como la mayoría, no fue escrito para niños. Una historia donde es un tanto predecible, saber quien y que fue lo que causó que una novia muriera antes de su boda…por sí acaso, no estoy contando nada que no diga el título… El cadáver de la novia, la novia cadáver , the corpse bride o como quieran llamarla. Un trabajo de artistas, que han visto cada detalle, de los personajes, ambientes, gestos, iluminación, colorido y por supuesto, la música, que hacen que este film, que quizá no sea el mejor de Burton, una obra, con su firma, con su carácter.

Yo no soy mucho de eso de amores a primera vista, pero que los puede haber…está bien, pero creo que hay más que una simple mirada, un breve saludo, una pequeñísima conversación. El matrimonio debiera ser para toda la vida…sin embargo, es sintomático y preocupante que los
tribunales de la familia de mi país (Chile) estén colapsados, donde la violencia intrafamiliar, los abusos a niño(a)s dentro de las propias familias sean algo “natural”, la infidelidad, las deudas y otros rasgos sean reconocibles claramente, pero lo interesante es descubrir que es lo que viene corroyendo hace mucho tiempo a la pareja, a la familia, a la sociedad…Ahora, esto, más allá de un país u otro, en donde obviamente podemos encontrar honrosas excepciones matrimoniales y familiares, que se han mantenido firmes ante los embates de la tormenta, sin que necesariamente sean el “modelo” de pareja o matrimonio. He conocido a tantas parejas de las que decían “son el uno para el otro”, “se ven tan felices…”, y a la primera dificultad o "brisa de mal tiempo", se produce un cataclismo, que arrasa con las miradas, los besos, las cartas, las flores, el “contigo pan y cebolla” (en las buenas y en las malas), los sueños en conjunto… comienzan las infidelidades…”que te da ella (él) que no te de yo …”, viene el despecho, el dolor, se deshacen las sociedades conyugales, se apunta al divorcio…a veces incluso, en los peores casos, hay muertes “por amor” (llámese, suicidios u homicidos en sus distintas variantes, que a veces les denominamos simplemente…pasionales) pero en el otro sentido, tenemos, la posibilidad de la reconciliación a través del perdón, de la nueva oportunidad… existe y no sólo con lo que a veces se transforma en una excusa: “por el bien de los hijos”…

Hemos visto tantos amores mediáticos, que al final se desintegran aún antes de llegar a consumarse como matrimonio ante la ley, ante la iglesia, sea que lo consideren sacramento o no, o expresado en formas particulares, que por cierto, corremos riesgos de llegar a creer que son los modelos o líderes de opinión, que van marcando pautas sobre como llevar una relación…pero no es necesario estar en los medios, para ver que eso sucede en los barrios, comunas, pueblos, ciudades, países, continentes, etc. y que la soledad de un aviso de: “hombre busca mujer o viceversa”, las agencias matrimoniales, los chats y otras novedades…no necesariamente, pueden llevar a conocer a la persona con que compartiremos el resto de nuestras vidas, sino que aumente un sentido de soledad que nos hace "ser sabios en nuestra propia opinión"...
que nos ciega y nos lleva a insistir en compartir con alguien, ya sea por caprichos, pasiones del momento, porfía, desobediencia, ambición, u otros factores, sin considerar el desconocimiento profundo de la otra persona y de uno mismo y de proyectos de vida compatibles o donde uno u otro tiene que renunciar o transar con aquello que cree y quiere vivir...

Acostumbrarse a otro….vale decir, vivir o convivir con las costumbre de otro y que otra, viva con las costumbres tuyas, no es tarea fácil, incluso por más cercano que sea el contacto, ejemplo: vecinos, que han vivido al lado del otro toda una vida, aún así, provienen de familias distintas, con sus usos característicos que los distinguen y asemejan a otras familias. No todos los hermanos son iguales…yo no me parezco físicamente tanto a los míos, ni tampoco en carácter, ni en otras cosas, pero hay rasgos que nos hacen ser parte de una familia, nos guste o no…sin perjuicio que podemos mejorar o evitar ciertas cosas…en el matrimonio sucede similar, entre los países, cuantas veces oímos otra frase característica “…que permita la convivencia pacífica…” creo que este punto nos sirve para mirar más en profundidad, mantener la convivencia, significa ceder…pero cuando es unilateral, lo único que se genera es un estado latente de resentimiento, aunque a veces imperceptible, pero acumulable en el tiempo, que se transforma en una potencia “nuclear” casi sin saber, ni querer serlo, que a las más mínima provocación, estalla, con las consecuencias, anteriormente escritas…si quisiéramos seguir…podríamos decir “…tenemos fuerzas disuasivas…” que persuaden al otro de iniciar una guerra, pero que no necesariamente, significa…”tener paz” como la que anhelamos se exprese en la pareja y por cierto…a la humanidad (este no pretende ser un discurso pacifista…pero en mi vida he visto y oído tantas discusiones estériles…que si podemos ser mediadores para evitar que se sigan repitiendo las condiciones para que se presenten…bienvenido sea, por más compleja que venga la mano) ¿será que cada pareja tiene que formar sus nuevas costumbres en común, sin tener que desechar todas con las que han crecido, creído, vivido, pero tampoco auto imponérselas como normas infalibles para todo caso, ya sean “heredadas” o las que están “generando” ellos? Creo en la fabilidad del hombre…en la de Dios…no creo.

La historia original difiere de la expresada en el film, pues en la primera se involucran rabinos, que dirimen acerca del extraño casamiento que ha tenido lugar en el bosque, con todo y las tradiciones a cuestas, es interesante como la sabiduría se expresa al final, no sólo en la respuesta de ellos sino que en la práctica en el encuentro entre las dos novias (la viva y la que deambula por ahí). La película está situada en otro país, el que aparece es un pastor en reemplazo de los rabís, bastante huraño y lejano al modelo de Cristo, que no queda muy bien parado como ejemplo de “siervo”…lo que aunque no me guste, a veces puede ser una realidad… Si bien el texto original, no expresa lo de los crímenes de las novias judías, con la gravedad del caso, tanto el texto del cuento, como el guión de la película abordan los sentimientos más preciosos, como los más horrendos.

Las familias de los novios son muy distintas, la de ella, de abolengo arruinado, la de él empresarios emergentes…que son tildados de “nuevos ricos”. Los novios no saben del otro y sólo obedecen con tristeza los designios de sus padres por unir el “nombre con el dinero” o el “dinero con nombre”, para salir fortalecidos por ambos lados.
El encuentro entre los futuros contrayentes es musical, pero tendrán que verlo en el film, que por momentos, se transforma en eso, un Musical, con rasgos de Broadway… notable es el baile de los muertos,(aunque estén muertos…y la realidad no sea así. )

La torpeza del nuevo enamorado, le hace temblar al pronunciar los votos y eso desencadena la seguidilla de sucesos, que dan pie a la historia. Un novio que es infiel sin saberlo…un novio que le brinda el corazón a una y el anillo a otra…

Cuantas veces la torpeza, el temor a quedarnos solos, a no poder llegar a tener hijos porque se está pasando el tiempo…nos hace ser torpes…Estar enamorados no implica necesariamente torpeza…puede ser que en algunos momentos, sí, pero también implica sabiduría de entender que la mujer o el hombre, según sea el caso, debe conocer a quien tiene al lado. En el comienzo, bíblicamente el “conocer”, tiene una connotación sexual, pero a partir que es el comienzo de una relación más profunda y donde el compartir un principio de vida sea el mismo y un proyecto de vida igual o complementario, es la base que cimenta el amor. Ee en definitiva, algo que se llama un “yugo igual”, donde la figura de dos animales, de la misma “especie”, que caminan en el arado, guiados, en el caso de los cristianos, por Dios, en otros casos, por sus creencias…o “descreencias”, la que permite que se mantenga el avance por la tierra, para que esta sea sembrada y de frutos agradables.... si son animales para el arado...

El matrimonio no necesita necesariamente de una apología (defensa) que comente sus atributos o de detractore(a)s o desengañado(a)s, que expresan de diversa forma sus defectos. Para ello, chistes hay demasiados, ahora, si nos hacen reír es porque algo de verdad tienen, aunque haya excepciones. ¿Qué causa que lo que era puro amor…se transforme en lo contrario? Como dice un triste chiste: "¿ qué diferencia a una buena mujer de una bruja?…5 años de matrimonio”, ¿qué hace que se canten tantas canciones de “desamor”, más que de amor? ¿no será que idealizamos o demonizamos a quien está, estará o ha estado a nuestro lado?¿no será que a veces los novios están “muertos de amor” el uno por el otro ? ¿no será “la impaciencia del corazón” de la que hablaba
Stephan Sweig, que al final nos hace unirnos a alguien más por lástima del otro, o de nosotros mismos, que esperar por quien debe haber por ahí, que efectivamente es la compañía idónea para nuestras vidas?

“Luego Dios el Señor dijo: “no es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada” …”
Génesis 2:18
( lo que comienza resolverse al final del versículo20 y continúa hasta el 25)



5 comentarios:

PEWMAFE dijo...

hola..
llegué aquí desde cristianosfera o algo así-... hasta donde veo el blog me parece bueno, no había visto algo así hecho por una persona cristiana,es intereseante.
Se vé que tienes harto bla blá...jjeje... espero terminar de leer el último post antes de que comentes otra peli...jeje... es interesante lo que hablas del matrimonio y la cultura de lo desechable...
Dios te bendiga...

PEWMAFE dijo...

te agregaré a mi blog... http://jesusyyo.blogspot.com

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Te invito a ver la realidad de la guerra de Irak en mi blog, con fotografías prohibidas por Bush...


Saludos

ivanwerth dijo...

Marcel:
agradezco tu invitación, ya le di una mirada a tu blog, me parece interesante poder debatir no sólo sobre la guerra, sino de muchos otros temas con la mayor cantidad de argumentos, no para producir nuevas confrontaciones, salvo que sea con nuestro propio pecado, para a partir de ahí, comenzar a buscar respuestas a lo que a veces puede parece evidente...

Un abrazo

Iván

ivanwerth dijo...

Edgardo:
le di una mirada a tu blog, hay cosas interesantes, muy buena tu aproximación al tema del perdón.

Un abrazo y que Dios te bendiga.

Iván